¿Víctima o protagonista?
¡TÚ ELIGES!